Mesoterapia Corporal

mesoterapia corporal

¿Hay zonas de tu cuerpo que acumulan grasa y celulitis y ya no sabes qué más hacer? Quizá lleves una dieta saludable e incluso hagas ejercicio con regularidad y, sin embargo, no consigues deshacerte de esa desagradable fladidez. Por suerte, la Medicina Estética cuenta con tratamientos que pueden poner fin a este problema, como es el caso de la mesoterapia corporal.

Este tratamiento consiste en introducir, mediante pequeñas inyecciones, distintas sustancias, tales como vitaminas, minerales, aminoácidos y medicamentos que, sesión tras sesión, atacarán a las zonas más rebeldes donde se acumula la grasa. Es ahora cuando tal vez te preguntes si se trata de un tratamiento doloroso, y la respuesta es que no. Las agujas son milimétricas y muy cortas, así que tal vez notes alguna molestia pero no es dolor. Después de la sesión puede aparecer alguna irritación o hematoma, pero es absolutamente normal y desaparece a los pocos días.

Con la mesoterapia corporal lograremos atacar todo tipo de celulitis y obesidad localizada, reduciendo los depósitos de grasa, promoviendo el retorno venoso, la eliminación de líquidos y reafirmando los tejidos. Además, conseguiremos aumentar la tasa metabólica del cuerpo, lo cual facilita que se queme la grasa. Los resultados se observan de manera progresiva, pero los profesionales siempre aconsejan combinar la mesoterapia corporal con una dieta sana y con la ingesta de agua abundante para no acumular líquidos.

Los médicos suelen recomendar una sesión semanal. La duración del tratamiento, aunque puede variar, suele oscilar ser entre 6 y 12 sesiones. Lo que resulta evidente es que la mesoterapia corporal ayuda a reducir la piel de naranja y le aporta a la piel grandes dosis de tonalidad y firmeza. Al fin y al cabo, la Medicina Estética está diseñada para hacerte sentir bien por fuera y por dentro, y con la mesoterapia corporal te despedirás de la flacidez de una forma definitiva.